miércoles, 22 de agosto de 2007

IDENTITARIO


Cuando Israel encontró el faro dejo todas sus esperanzas en aquella luz nómada, y pensaba que el sitio en donde la luz permaneciera más de tres segundos seria el suyo, todo gracias a kilos y kilos de papel tragados durante una vida de ficción oriental; De repente el faro se abrió en dos, las luces se dividieron en doscientas mil, cada una apuntando a todas las esquinas del mundo, tenia donde ir y a la vez no, estaba perdido otra vez; los barcos empezaron a chocar por doquier y los no- identitarios empezaron a escapar de sus bodegas tras las luces derramadas, buscando el pan y el oro del no-futuro, Israel se acerco a la luz y viendo el sin destino se trago la bombilla de un bocado, su estomago vibraba y sus ojos centelleaban, dándole a su parpadeo un destino provocado.

No hay comentarios: