lunes, 27 de agosto de 2007

EL REY LAGARTO

El rey lagarto viene a nosotros,
con sus ojos de margaritas
y su alma etilica,
lagrimas de acido
y gritos de violado;
su espiritu moribundo nada en los mares fermentados y destilados,
le gusta hablar con los arboles
escuchar el desierto
abrazarse al fuego;
quiere cabalgar en la tormenta
sobre las cabezas de los esclavos
de los jodidos esclavos;
casarse con la percepcion
divorciarse de la redencion,
escalar pezones
ahogarse en esperma,
pasear con el ello,
matar a padres
violar a madres
destruir celdas neuronales
besar al vacio
hacer un entramado sospechoso.

RIDERS ON THE STORM

Jinetes en la tormenta
cada uno cabalgando con su nube de terciopelo
y con el latigo relampago castigando al cielo y a la tierra,
dando vida a la vida
buscando en la penumbra del cielo
juntarse con la madre oceano.

miércoles, 22 de agosto de 2007

CHARLES BAUDELAIRE

El crepusculo de la tarde


He aquí la noche,amiga del criminal desvelo; viene a paso de lobo como un cómplice, el cielo se cierra lentamente, cual si una alcoba fuera, y todo hombre impaciente se cambia un poco en fiera.
¡Oh noche!, amada noche, tranquila, deseada por aquellos que pueden decir: “Hoy la jornada ha sido de trabajo”. La noche es quien serena las almas devoradas por indecible pena, al sabio que se obstina inclinando su pecho, y al obrero cansado que va en busca de lecho.
Los demonios malsanos, a favor del ambiente, como hombres de negocios despiertan torpemente, y aleros y ventanas golpean al volar. A travez de las luces, que el viento hace temblar, se enciende la prostitucion en las aceras, en sucios callejones abre sus madrigueras; para todos ofrece un oculto camino --incluso para quien nos acecha ladino-- y se agita en el lodo de la ciudad podrida como un verme que al hombre robara su comida. Aquí y alla se oyen las cocinas silbar, los teatros gañir, las orquestas roncar; las verdes mesas donde el juego hace primores, con corte de rameras, chulos y estafadores; y de pronto van tambien a empezar los ladrones su trabajo que no conoce vacaciones, forzando dulcemente las cajas escondidas para vivir un tiempo y vestir sus queridas.
Recogete, alma mia, en tan grave momento y cierra tus oidos a este desbordamiento. Es la hora en que todos los enfermos se agravan.
La noche les aprieta la garganta: asi acaban de una vez sus fatigas y hacia el abismo van; el hospital solloza….Ya nunca volveran algunos a buscar la sopa perfumada junto al fuego, de noche cerca, de un alma amada.
¡Aunque la mayor parte jamas a conocido el calor de un hogar y jamas han vivido!

IDENTITARIO


Cuando Israel encontró el faro dejo todas sus esperanzas en aquella luz nómada, y pensaba que el sitio en donde la luz permaneciera más de tres segundos seria el suyo, todo gracias a kilos y kilos de papel tragados durante una vida de ficción oriental; De repente el faro se abrió en dos, las luces se dividieron en doscientas mil, cada una apuntando a todas las esquinas del mundo, tenia donde ir y a la vez no, estaba perdido otra vez; los barcos empezaron a chocar por doquier y los no- identitarios empezaron a escapar de sus bodegas tras las luces derramadas, buscando el pan y el oro del no-futuro, Israel se acerco a la luz y viendo el sin destino se trago la bombilla de un bocado, su estomago vibraba y sus ojos centelleaban, dándole a su parpadeo un destino provocado.


Y se giraron hacia atrás gritando a Juan que volviera, pero su rastro estaba impune en medio de la noche, el siguió corriendo tras el chorro de luz que desprendía aquella figura borrosa, que aun así, la veía con la claridad de la esperanza y de la inconsciencia; Juan no advertía ninguna presencia, aun en medio de los paseos rebosantes de ancianos y palomas, aquella figura arrastro consigo ciertas plumas, que le dieron la imagen de arcángel bienaventurada.

Llegaron a la cima de la montaña y se detuvieron los dos, Juan gritaba su nombre, pero ella seguía inmóvil en medio del todo y arriba de la nada, Juan no notó que en su espalda también había restos de plumas, pero sintió una suave levitación que le dio la seguridad para acercarse definitivamente a ella; el cielo se volvió purpura, y ella escupía buitres por todo el aire, Juan pregunto que cual era el cometido, que el sentía el llamado, que lo llamaban todas las tardes de otoño, pero cuando ella intentaba responder el cielo se hacia fuego, porque su sonido era la revelación absoluta.

La palidez de mi ternura,

El deseo envolviéndose en si mismo;

La noctambuleante soledad que destroza mi pene;

Suciedad, avaricia, sudor, color

Mis manos velludas arrancan mis pasiones, de esta fría cama que me deja nauseabundo,

Retrocede, empieza, erupción, succión.

Las flácidas paredes de mi habitación, como espejos de mi triste castillo;

Vomitando el deseo contenido, el deseo obstruido,

Y los chorros de nicotina plasmados como ámbar en mis dedos,

Y mi etílico vaso que llora por ausencia.


La niebla ha salido de paseo
¿le gusta la ciudad
, o puede que sea un aviso de nuestro inminente final?
El baile de nicotina que se extiende desde mi boca parece que le da fuerzas,
cada calada aumenta su poder
,
ese manto enigmático, cargado de misterio y hielo,

donde cada paso es inseguro.

Mis parpados están solemnes,

esperando el nuevo sol, del inminente mañana.



Y en la sopa de murciélagos ocultabas tu realidad, tu sombra estaba muerta porque la mataste de soledad.










martes, 21 de agosto de 2007


Y mis ojos eran de acero, de acero blando y rencoroso, me tiemblan las piernas y me invento un baile, mareas de insaciables, de marcianos rosas con su aliento de perfume.

Olvídame, olvídate, fúndete con la arena y folla con el agua, eres escultura pequeña chica, eres escultura en sequia, resquebrajada, cayéndote a pedazos pero haciéndote más sexy por el añejo, búscame detrás de tu espalda, yo te enseñe a andar, te sujetaba, pero saliste corriendo cuando respiré en tu cuello, corres por la colina cuesta arriba y cuesta abajo, llegando al árbol de manzanas podridas que nos llevaron hasta nuestro ocaso.



NOCTURAMA


Hay dolor, hay dolor, todo está resuelto, un grito de amor, lagrimas de horror, cementerios abiertos, iglesias cerradas, arterias en el camino, lluvia de narcóticos, perros que lloran, lunas apagadas; Mi cama es de pelo, rubio y traicionero, tijeras que bailan, duendes asesinados, el hambriento asfalto que te lleva hasta mi cama, a corazón abierto, porque te fuiste y no me llamaste, sigo tu rastro de semen y doy vueltas alrededor de mi cama.