martes, 4 de noviembre de 2008

Cuando el corazón se asfixia y los ventrículos se enchufan en mi cabeza,
y el aire se comprime ahí dentro buscando la pastilla de la felicidad.
Cuando la lógica ya no da para más, y empiezas a ver conejos blancos saltando por la ciudad,
entonces te preguntas, por que no he visto esto antes?
y esa chica de 10 metros de alto, donde estaba metida?
Y veo la música como se filtra por mis oídos,
como hilillos, moviendose armoniosos,
y todo el aire se condensa a mi alrededor,
y entonces la reina roja no me da miedo,
y me regala todas las cabezas,
y caemos por un agujero color violeta, con los ojos dados la vuelta,
abriendo los brazos esperando no caer.

Alimenta tu cabeza!!
Alimenta tu cabeza!!
Alimenta tu cabeza!!

1 comentario:

Saling dijo...

Pues me alegro de verte más animado que hace unos meses. Bueno, lo de "verte" es un decir! ;P