martes, 17 de marzo de 2009

revelaciones

































Por un instante sentí que moría,
y me vi rodeado de una paz absoluta,
con un viento caliente que acariciaba,
y una niebla pálida que adormecía.

Me pregunte como seria mi muerte,

me pregunte cuanto tiempo duraría,
si todo esto no era una inercia absurda,
y si el caballero negro me avisaría.

No hay comentarios: