martes, 1 de septiembre de 2009

Union de pensamientos vagos IV




Siente la noche respirar es su cuello,
oscura y deprimente.
Siente estrellas clavadas en su pecho,
puntiaguadas y sedientas.
Siente la luna hundida en su vientre,
removiendo aguas estancadas.
Caballos volando sobre la luna,
en la ciudad somnolienta de sus sueños.
Con rafagas y chispas de amor prematuro,
cierra los ojos y canta desnuda.
Gritan en alto los niños dementes,
llorando a las noches pidiendo cordura.

No hay comentarios: