miércoles, 14 de octubre de 2009

Deus Ex Machina





Cuatro patas tiene mi silla,
cuatro paredes mi habitación,
cuatro lunas en las esquinas,
y un sol ecléctico de neón.

Nunca perdí la esperanza,
pensé que la caballería llegaría,
pero todo pesaba tanto,
que mi silla de dolor se retorcía.

Y las piernas llenas de cemento,
y los ojos cuadriculas de sangre,
volaba en círculos convexos,
deformes en pesimismo y estreñimiento.

Volaba tan rápido como podía,
pero la cera se derritió,
todo era un desierto plano,
azotado por dos soles cada día.

Y creía que el día llegaría,
pero el vaso de cristal de culo cayó,
castigado por Deus Ex Machina,
que me ato con cuatro patas hasta que el neon murió.

1 comentario:

SaboraPie dijo...

ME esta resultando interesantón tu blog, he encontrado cosas inusitadas.
Te recomiendo esta otra web de similar indole infra-cultural:
http://www.theweirdworldof.com

Saludos.