jueves, 29 de octubre de 2009










A veces se me olvida lo feliz que me haces.




martes, 27 de octubre de 2009

Escafandras y Mariposas.




Recuerdo a mi tía Lina, prima de mi abuela, dueña de esas hijas y sobrinas estiradas que traían miles de regalos de Estados Unidos a sus hijos, y que cada domingo de visita envidiábamos los demás.
Siempre me pregunté como es que eran parte de nuestra familia, pero gracias a mi tía comprendi ese lazo de unión, a pesar de no haberla escuchado nunca decir ni una palabra.
La recuerdo tumbada en su cama día y noche, noche y día, cerca de un terrorífico biombo de tela que la ocultaba del resto de la habitación,y de algún orinal metálico blanco ( esos que salen en las películas de la guerra civil española ) y como no, rodeada de un potente olor a naftalina.
Su cara era pura dulzura, reconocía en ella a mi abuela, y sabia que no había equivocación en aquellas visitas, y que no nos habían alquilado como extras para alegrarle los fines de semana.
Tenia el pelo muy plateado, de ese plateado brillante que ya no existe, y los labios muy carnosos, de esos que gustan de dar cariño.
Cada vez que iba me sentaba a su lado, después de recorrer lo que para mi era el largo y kilométrico recorrido de la puerta de la habitación a su cama, y siempre custodiada por algún primo mal humorado de 50 años.
Cogía sus manos siempre, era lo que más me gustaba, mirarle a los ojos y tocar su piel de acordeón; nunca he vuelto a ver una piel así, supongo que eran pieles que se curtían recogiendo café grano a grano o lavando ropa en algún río, o a lo mejor simplemente es que me lo he querido inventar para que quedara bonito.
Tengo un recuerdo muy vago pero casi envidiable de aquello, no se cuantos años tenia pero recuerdo borrosamente su ataúd en medio de el salón; pero lo mejor es que cada vez que la recuerdo, siento acariciar suavemente su aspera e inolvidable piel de acordeón.


Dedicado a mi tia Lina por supuesto

y a Jean Dominique Bauby.



Dejame Entrar






Increible - Maravillosa - Preciosa

Me he quedado perplejo con esta pelicula; si os pica la curiosidad de verla, quiza a algunos les parezca extraña esta descripción, pero es una de las cosas mas emotivas e impactantes que he visto nunca.



Somos animales sedientos de emociones.








jueves, 22 de octubre de 2009

Tom Waits - Glitter And Doom

Ahi estuve yo.
No era tan genial como pueda parecer, pero aun asi queda para el recuerdo.
Lo que te queda de esos conciertos es darte cuenta de que la plebe somos plebe y seremos plebe , y nos mandan al quinto piso de un salon de actos habiendo pagado la entrada mas cara, entrada mas cara tipo B porque estaban las tipo A, osea inaccesibles si eres un bloggero cualquiera.

El disco de la gira saldra muy pronto, pero creo que no habra ninguna cancion del concierto en Kursaal y Forum.

Tom Waits - Glitter and Doom Live from Anti Records on Vimeo.

miércoles, 14 de octubre de 2009

Deus Ex Machina





Cuatro patas tiene mi silla,
cuatro paredes mi habitación,
cuatro lunas en las esquinas,
y un sol ecléctico de neón.

Nunca perdí la esperanza,
pensé que la caballería llegaría,
pero todo pesaba tanto,
que mi silla de dolor se retorcía.

Y las piernas llenas de cemento,
y los ojos cuadriculas de sangre,
volaba en círculos convexos,
deformes en pesimismo y estreñimiento.

Volaba tan rápido como podía,
pero la cera se derritió,
todo era un desierto plano,
azotado por dos soles cada día.

Y creía que el día llegaría,
pero el vaso de cristal de culo cayó,
castigado por Deus Ex Machina,
que me ato con cuatro patas hasta que el neon murió.

sábado, 3 de octubre de 2009

La Voz - Charles Baudelaire


La voz

Se encontraba mi cuna junto a la biblioteca,
Babel sombría, donde novela, ciencia, fábula,
todo, ya polvo griego, ya ceniza latina
se confundía. Yo era alto como un infolio,
y dos voces me hablaban. Una, insidiosa y firme:
«La Tierra es un pastel colmado de dulzura;
Yo puedo (¡y tu placer jamás tendrá ya término!)
Forjarte un apetito de una grandeza igual.»
Y la otra: «¡Ven! ¡Oh ven! a viajar por los sueños,
lejos de lo posible y de lo conocido.»
Y ésta cantaba como el viento en las arenas,
Fantasma no se sabe de que parte surgido
Que acaricia el oído a la vez que lo espanta.
Yo te respondí: «¡Sí! ¡Dulce voz!» Desde entonces
Data lo que se puede denominar mi llaga
Y mi fatalidad. Detrás de los paneles
De la existencia inmensa, en el más negro abismo,
Veo, distintamente, los más extraños mundos
Y, víctima extasiada de mi clarividencia,
Arrastro en pos serpientes que mis talones muerden.

Y tras ese momento, igual que los profetas,
Con inmensa ternura amo el mar y el desierto;
Y sonrío en los duelos y en las fiestas sollozo
Y encuentro un gusto grato al más ácido vino;
Y los hechos, a veces, se me antojan patrañas
Y por mirar al cielo caigo en pozos profundos.
Más la voz me consuela, diciendo: «Son más bellos
los sueños de los locos que los del hombre sabio».


Charles Baudelaire

Espantos


Le chirriaban los dientes mientras dormía,
eran bocados terroríficos de su mandíbula,
como si tuviera las manos atadas y solo tuviera la dentadura para agarrarse.
Le seguían espasmos de cuerpo,
sudaba y saltaba,
como si su almohada fuera un pozo oscuro y profundo,
hambriento de sueños y pesadillas.

Al día siguiente era incapaz de escribir o dibujar,
sus manos tenían vida propia,
recordándole que todo NO había sido solo un sueño.