miércoles, 15 de septiembre de 2010

True Blood Tercera Temp.


Un año más, un verano más y una despedida más.
True Blood se marcha nuevamente dejándonos con la sangre en los labios.
Tercera temporada de ..... no se como decirlo....
una de las mejores experiencias de toda mi vida.

En esta ocasión y después de todas las peripecias de nuestros paletos mas fiesteros,
Alan Ball se ha adentrado en la psique de sus protagonistas,
llevándonos a la parte más oscura de sus - nuestras - personalidades;
En el lado más malvado y retorcido que todos llevamos
y que - unos mas, unos menos - soltamos con cuenta gotas.


Quizás por eso los 5 primeros capítulos resultaron
un revuelto de muchas cosas sin dejar saborearlas muy bien.
Como ese arroz sucio sureño hecho con hígados y tripas,
tan oscuro, que podríamos estar comiendo mierda y no lo sabríamos.
Pero mierda era lo que se iba a remover este año en Bon Temps;
Mentiras, secretos, miedos, recuerdos, etc etc..
La serie cuenta con un handicap..... la exigencia,
que después de diez largos meses
se eleva a dosis de V muy altas;
Pero siempre podemos estar tranquilos
porque sabemos que nos la dejaremos chutar a placer.
 
Después de su capitulo sexto
la serie retomo su recta en todo su esplendor.
Volvimos al bosque, al cementerio, a la madera vieja, y al claro-oscuro.
diez largos meses de espera que resultan incluso necesarios
para exorcisar demonios, hacer un nuevo pedido de B positivo
y estar preparados para recibir doce maravillosas entregas
que sin duda entraran en las paginas de oro de la TV.



Os dejo con otro True Bloodiano que os comentara con mucha gracia y mucho acierto
todo lo que dio de si el condado de Renard en esta tercera entrega.

Pd:   Mientras se escribia esto he tenido grata compania:

1 comentario:

Salva Meseguer dijo...

No sabes lo mucho que agradecemos, el equipo de Cuadernos de Ficción, que nos cites tan generosamente en tu blog. Además, en tu acertado post sobre nuestra serie favorita del verano (con permiso de Sherlock). Gracias, también, por tu comentario.
Un abrazo