viernes, 26 de agosto de 2011

NOCTURAMA




Y pensando en que frases de Kerouac poner, recordé que a veces escribo, cosas buenas y malas, inspiradas y mediocres. Sentado en mi silla de tres patas deseé que me cayera un meteorito en la cabeza, que una nube negra me llevara a algún lugar extraño y lento. Quería gritar por amor, quería gritar por falta de sexo; pero estas extrañas libélulas se me han plantado en los ojos y no me dejan ver más que mis pensamientos, los lugares a los que quiero ir, o la gente a la que quiero conocer. Dónde estamos nosotros cariño, dónde se quedó ese interruptor que tenía cuando era niño. Quiero saltar ahora de la ventana y botar contra el asfalto cien veces. Que en las lunas llenas mil cascadas me atraviesen el estomago. Volver a sentir lo que era una sonrisa no pensada, cuando amaba a mis amigos y tenía curiosidad por saber de los demás. Parece que todo murió y solo quedan siluetas, como las de las estrellas falsas que se me clavan en los ojos ahora mismo.