sábado, 22 de octubre de 2011

PLATINO







Desde hace mucho conocía los sabores del bosque.
Cada hoja, cada corteza; reconocía cada hondonada.
Conocía los olores de la respiración de los pájaros y el aleteo de los murciélagos.
Pero me faltaba el don de la vista hasta que llegaste a mí.
Tocaste mis párpados con una suave presión de los dedos.
Los árboles se quemaron, sus colores se confundieron.
Nunca anteriormente había tenido conciencia del cielo.


Texto: Robert Graves
Foto: Willy Vanderperre




No hay comentarios: