domingo, 13 de noviembre de 2011

ANEURISMAS CONTEMPORÁNEOS


Convertir este trozo en blanco en un muro de los lamentos es lo primero que se me viene a la cabeza. Estrés postraumático por estar rodeado de imbéciles? Sí ! A veces me pregunto cómo puede haber gente tan pedante y tan inservible. Metros y metros de intestinos, litros y litros de fluidos desperdiciados en 50 o 70 kilos de carne. Pero así es el mundo. Nos vemos obligados a luchar contra seres inertes, pálidos, insustanciales y que ocupan un importante diámetro de espacio vital, en el que bien se podría plantar un arbusto con ruedas o alguna palmera para avivar esos días invernales. Después de pasar esos abrumadores ataques contra la salud mental, tengo unos increíbles arrebatos de querer gritar y estampar mi cabeza contra un espejo para recordar que yo sí estoy vivo. La compostura de la impostura ha dominado por completo a este pedazo de estiércol galáctico llamado Tierra.


No hay comentarios: