sábado, 3 de diciembre de 2011

KINATAY


Filipinas Horror Story

 No he tenido suerte repitiendo experiencia con Brillante Mendoza. Kinatay no empieza a ser interesante hasta pasada la hora. Antes de eso, los diez primeros minutos son los de la obligada presentación de personajes, y el resto, un viaje en coche, eterno, que aporta más bien poco por su prolongado climax sobre nada. Un joven, con un pequeño hijo y recién casado, estudia en la academia de supuestos policías. Supuestos porque son escoria viva. Kinatay va sobre la corrupción de los que se dicen proteger y servir al pueblo, y al final, como en todas partes del mundo, resultan ser lo peor de lo peor. Un retrato sórdido (y aburrido) sobre lo que se cuece debajo de todas estas organizaciones hipócritas y corrompidas. Al final levanta un poco el vuelo, pero el final final me dio algo de risa.

2 comentarios:

Bruno Tubau dijo...

A mí me encantó jeje

yosónico dijo...

jeje ya leo, Tubau. El viaje en coche se me hizo... ufffff insufrible, aunque no sé si tanto porque de repente me daba cuenta de k estaba pensando en mil chorradas, pero no tenía importancia, porque cuando volvía todavía seguían ahí jajaja. Bueno, coincidimos en Serbis. :)