miércoles, 4 de enero de 2012

GUILTY OF ROMANCE















Trata sobre una mujer, ama de casa, sumisa a un marido escritor y maniático, que tiene a su esposa exclusivamente para que le tenga listo el té y las zapatillas de casa simétricamente puestas. Mientras ésta, cómo no, vive una vida de inhibición y represión, que la empuja a saciar toda esta falta de afecto de una forma radical. Conocerá a una mujer que la llevará de la mano por esta sombría y lúgubre travesía, siendo aquella una víctima más de profundos traumas. Sion Sono es el director de la estrambótica Love Exposure y de Coldfish, y según parece, esto es el final de la trilogía. Coldfish no la tengo vista, empecé a verla pero se me olvidó terminarla (aunque tampoco me estaba entusiasmando mucho). El principio de la peli es muy guapo, con el leit motiv de un macabro (y original) crimen. La actriz protagonista (próxima esposa de Sono, parece ser) hace un trabajo estupendo, y nos deja escenas memorables e inquietantes como la del espejo. Como he dicho arranca estupendamente y empatizamos al instante con la horrososa vida que lleva esta pobre. Pero luego a mitad de peli baja un poco el listón, justo cuando es la presentación de la otra pava. Hacia el final sabe cómo retomar el pulso (magnífico momento el de arriba) y nos deja una perturbadora historia de miserias y represión, que puede ser un alegato de una sociedad nipona hipócrita y reprimida, en la que la gente oculta al máximo sus deseos más profundos y que por contra se ven manifestados muchas veces de maneras retorcidas y poco saludables. La película tiene situaciones un poco fuertes, pero tampoco veo correcto decir que sea enfermiza, como he leído por ahí. Aunque a lo mejor yo me voy acostumbrando a un tipo de narración sórdida y no me doy cuenta. En cualquier caso no me parece que sea tan exagerado. Recomendada, aunque no creo que sea la polla... como es la sensación general.


4 comentarios:

David Amorós dijo...

Bueno, tu has dicho el adjetivo, Más que enfermiza es sórdida. Yo pienso como tu, es inteersante verla pero tampoco es tan buena como se dice. De hecho tiendo a desconectarme. Un abrazo.

yosónico dijo...

Sí, hay una peligrosa tendencia a glorificar cierto tipo de historias asiaticas, que por tener una estructura "diferente" parece que son el último grito. No sé, quizás sea que vamos perdiendo la frescura respecto al cine oriental, pero más bien creo que la gente es demasiado impresionable e incluso algo mojigata. Un abrazo.

BCNdays dijo...

A mi me gustó mucho, la técnica narrativa de Sono en las tres pelis de la trilogía me fascina. No es que me escandalice lo que sale (tampoco soy tan mojigato :P), me sorprende la fuerza visual y narrativa que utiliza para plasmar sus historias.
La más sorprendente de todas es Love exposure por su originalidad y por su amalgama de géneros, para mi la mejor de las tres. Os doy la razón en que Cold fish (la peor de las tres) va a escandalizar al público y Guilty of romance quizás también pero a mi me fascina su fotografía, su historia, sus giros y sus personajes (Que grande la madre de Matsuko, jaja)
En breve postearé las tres pelis en el blog. Un abrazo!

yosónico dijo...

Qué grande eres tú!!! jeje que te las sabes todas... y más! A mí también me gustó mucho esa amalgama que dices de Love Exposure, aunque creo que pierde el norte en la última hora. La madre genial jejej, what a bitch! Esperaré ansioso tus post :) Un abrazo!