viernes, 2 de marzo de 2012

LA VIRGEN DE LOS SICARIOS


La Virgen de los Sicarios no es una película hecha con ganas de transgredir ni mucho menos. Se puede hablar mal de su dirección, que aunque no sea una maravilla, se perdona por el único motivo que tiene: Retratar a un país, visual y verbalmente, mediante las imagenes de los sicarios, vagabundos y pobreza ( no es que todo sea así, desde luego); y el análisis "poético" de su protagonista. No tengo ni idea del escritor ni de la obra literaria en la que se basa, pero puedo ver el lugar que me vio nacer casi en su pureza más absoluta mediante esas honestas imagenes de los barrios populares, y también por las palabras críticas y llenas de decepción de Fernando, ese escritor gay que después de mucho tiempo vuelve a casa y ve a su país carcomido por la corrupción y la desesperanza, pero que aun así mantiene el espíritu vivo porque tiene muy claro que la vida son dos días y hay que disfrutarlos llevando una sonrisa sincera, y no como en este continente patético, donde arrastramos todos los males de los países "desarrollados" todos los días en el espíritu. Quizás unO de los puntos a favor que tenga La Virgen de los Sicarios sea cierta nostalgia. Seguramente.

No hay comentarios: