lunes, 5 de marzo de 2012

SHE


Abrió la puerta una mujer de cabellos canosos y rostro marfileño. Tenía una expresión maligna temperada por la hipocresía, pero sus modales eran excelentes. Sí, afirmó, aquella era la casa de Mr. Hyde, pero su amo había salido.


  Foto:  Hedi Slimane
                                           Texto:  El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde

No hay comentarios: