jueves, 5 de abril de 2012

TAPE


Pues un pedazo de peliculón. A estas alturas ya sabemos muy bien el talentazo de Richard Linklater, pero con esto demuestra que tiene demasiado. Un único escenario. Tres actores magistrales. Una confesión. Esta pequeña puesta en escena le basta para crear una explosión de tensión en la que tres amigos del colegio se verán obligados a desvelar secretos incómodos del pasado, que fueron disfrazados de pose y falsa moral. La peli es un ejercicio de experimentación guapísimo, del que sólo los arriesgados y talentosos salen bien parados. Repito, actuaciones MAGISTRALES, sobre todo por parte de Ethan.


No hay comentarios: